Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Sígueme en Instagram

lunes, 24.09.2018

ESTILO DE VIDA | Por masQmoda

Online

¡Desintoxícate!

14.10.2013

0

El otro día por casualidad, estuve viendo un reportaje que me llamó  mucho la atención. Trataba  sobre las personas tóxicas y de cómo nos pueden afectar en nuestro día a día, y es que sin darnos cuenta estamos rodeados de entornos desfavorables y de personas que nos contaminan, incluso nosotros mismos podemos ser tóxicos en determinadas ocasiones.

Una persona tóxica es aquella que cuando estas con ella te sientes intimidada,  ninguneada, te desgasta e incluso  te hace sentir culpable.

La forma de saber si las personas que nos rodean  son  tóxicas  o no,  es observando cómo te sientes  tras estar con ellas, si te sientes  cansado, de mal humor o te sientes ignorado o sientes alivio cuando se van, probablemente tienes personas tóxicas a tu alrededor y deberías empezar a reconocerlas.

Lo primero que tienes que sabes es,  que intoxica quien puede y no quien quiere, pero mas allá de esta premisa, es importante saber reconocer estos entornos y este tipo de personas  y definir el modo en que nos relacionamos con ellos o cuanto contacto queremos tener con ellos.

Las clases de personas toxicas más frecuentes con las que nos podemos encontrar son:

El Quejica: Siempre se queja y espera que le resuelvas sus problemas. El antídoto: Quéjate más que él.

El Agresivo: El que se dirige a tícon gritos. Intimidante y ofensivo. El antídoto: Ignóralo o contéstale con un “no me interesa” o un simple “vale”.

El Culpabilizador: El que te culpa de todo.

El envidioso: Siempre se está comparando con alguien y descalifica a quien posee lo que él quiere, calmando así su angustia por no tenerlo, tiende a busca aliados y una frase típica en ellos es ¿has visto?

El Descalificador: Te descalifica para ser el centro de atención y hacerte sentir inferior al resto.

Y por su puesto El Chismoso: El que difunde los rumores.

Los antídotos para estos virus son, en primer lugar detectarlos, para después adaptarnos  a la situación y abstraernos, y cerrar la ventana de nuestra mente al ruido exterior.

Aunque nos bombardeen con mensajes letales, nosotros tenemos la capacidad de protegernos y  desconectar y sobre todo de buscar nuevos entornos más saludables donde se aprecien nuestras cualidades.

Hay que desprenderse de las emociones con respecto a la persona tóxica, sacándola  de nuestra vida, sin preocuparnos por ella,  ni por lo que le ocurra  y visualizando el hecho de dejarla atrás.

Mantener el sentido del humor y divertirse relaja tensiones. Intentar convertir el enfado en amabilidad es la mejor respuesta frente a los “tóxicos” y rodearte de personas sanas que te aportan bienestar y nos hace sentir con más energía, autoestima y motivación.

La clave: Neutraliza a la personas toxicas siendo amable y positivo o distánciate de ellos directamente.

 

« VOLVER

OfflinemasQmoda

Usuario

Contraseña

ACCEDER

BUSQUEDA

Buscar Ver todo

INSTAGRAM

TWITTER

©2018 Masqmoda. Aviso legal