Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Sígueme en Instagram

green is coming

ESTILO DE VIDA | Por masQmoda

Online

Mi viaje por Marruecos

10.03.2014

0

Viajar a Marruecos era mi asignatura pendiente desde hace mucho tiempo y tengo  que decir que  me ha encantado la experiencia y que no descarto volver muy pronto. Marruecos es un país en el que entras con ciertos prejuicios y que poco a poco te va conquistando.

Nuestra experiencia comienza en Algeciras donde cogimos el ferry que se dirige a Tánger,  llevar coche propio es cómodo y te permite  libertad en cuanto a horarios. El paso de la aduana no tiene ninguna complicación, sellado de pasaportes y rellenar la documentación del conductor del vehículo.

De Tánger nos dirigimos a Rabat, y aquí ya empezamos a ver  los colores ocres rojos y anaranjados de una ciudad vieja que conserva aun sus tradiciones, sobre todo en la  zona de la Medina, donde los comercios y tiendas de artesanía se mezclan con los productos de alimentación frescos. Es una ciudad con influencias islámicas y europeas. Visitamos la explanada de la torre de Hassan, donde  se sitúan las ruinas de la Mezquita, la torre Hassan está rodeada de unas 200 columnas y donde encontramos el Mausoleo de Mohammed V. En Rabat es fácil encontrar donde comer a buen precio y con buena calidad, la mayoría de las comidas están hechas a base de carne, verduras y especias, pedimos tajine de ternera y ciruelas y cuscuscon pollo y verduras, como era la primera comida por  allí,  tengo que decir que la tomamos con cierta cautela, pero pronto desapareció tal recelo porque la comida estaba exquisita. Destacaría los desayunos que preparan, con zumo de naranja natural y toda clase de panes calientes, de forma redonda, cocidos lentamente con leña y con un sabor especial.

Otra de las ciudades que visitamos fue Chefchaouen, ciudad típica del norte de Marruecos, que se encuentra en las faldas de la cordillera del Rif, de casas blancas con tonos añiles, es bastante tranquila, merece la pena visitar la Medina, pequeña y tranquila. La gran variedad de productos contrastan con el deslumbrar blanco azulado de sus fachadas. El agua es un elemento fundamental, ya que cuenta con el nacimiento del manantial Ras El Maa  constituyendo una fuente de vida para la ciudad y sus habitantes, pero sobre todo el manantial ofrece un espectáculo diario, de las mujeres que acuden cada día a lavar la ropa en los lavaderos habilitados para ello.  Hicimos el tramo en coche desde Marrakech y he de decir que es la mejor ruta que puedes hacer, atravesamos  montañas, acantilados y bosques y donde descubres el verdadero Marruecos rural. Donde los campesinos todavía utilizan los carros y mulas para el transporte, donde pastorean, normalmente mujeres,  sus pequeños rebaños de ovejas y donde ves como los niños tienen que recorrer kilómetros para ir al colegio. Pueblos sin luz, ni agua corriente y sin un centímetro de alquitrán. Tengo que decir que aunque se nos hizo un poquito pesado este trayecto por tratarse de una carretera nacional, que equivale a una carretera comarcal nuestra, mereció la pena ver el verdadero Marruecos. En el próximo artículo, os contaré nuestra experiencia  por Marrakech. 

 

 

 

« VOLVER

SOBRE MÍ

BUSQUEDA

Buscar Ver todo

INSTAGRAM

OfflinemasQmoda

Usuario

Contraseña

ACCEDER

©2020 Masqmoda. Aviso legal | Política de cookies | Política de privacidad